Seleccionar página

¡Hola!

El pasado Domingo día tres de Diciembre fue luna llena, mi hijo no paraba de decirme : «mira cómo está la luna» , y yo pensando en pluggins, podcast, artículos, libros y portadas no le prestaba atención.

-¿vale! -decía yo, aunque realmente no estaba prestando la suficiente atención
-¿pero no viste la luna?-Dijo él niño
-Qué sí, la vi -Continué yo.

No sé si fue una señal o es que me pongo un poco poética, pero a partir de ese día entré en una fase extraña de ciberestrés. Escribiendo sobre  esto con unas compañeras de un  grupo de Facebook  , los comentarios se dispararon en masa ¡no estoy sola en esto, el ciberestrés existe!

Desde ese momento comencé a pensar, quizás con demasiado ímpetu, en qué sería de mucha gente cuya herramienta principal hoy en día es un ordenador, un dominio , un alojamiento y unos pluggins ¡qué miedo si de repente todo se cae, se cuelga, se borra o desaparece! ¿cómo se gestiona la pérdida( temporal) de tu negocio o tu trabajo?

Si pensamos por ejemplo en una pescadería o una panadería, que duda cabe que el pescadero/a o panadero/a podría llegar a muchas más personas si comprara  una furgoneta , pero quizás si esa furgoneta se le estropeara o simplemente decidiera no tenerla, podría vivir igualmente suministrando el pescado o el pan a la gente de la zona. Ahora todo eso cambió, en el mundo on line  ¡o todo, o nada!

Siguiendo con mis pensamientos, insisto, quizás demasiado intensos, me encuentro con que después de tener este diálogo con mis compañeros y siguiendo con las gestiones para el lanzamiento de mi novela, no logro comunicarme con un profesional porque su plataforma ha tenido fallos y ahí ya dejo de pensar en las casualidades y empiezo a atar cabos.

Primero mi hijo me avisa de la luna llena, después entro en crisis cibernética, tras escribir sobre ellos los comentarios van en aumento y al final , para colmo, no puedo seguir con mis gestiones por un fallo informático. No sé si realmente lo he pensado con tanto ímpetu que me he vuelto como La bruja avería, ( aquella brujita de los 80 llena de cables que cuando se enfadaba se estropeaba la lavadora y el transistor) o es que realmente los días de luna llena los electroduendes deciden hacer de las suyas, y es mejor no encender el ordenador. No creo que tenga nada que ver la luna en esto ( o sí) pero desde luego queda mucho más poético pensarlo de esta manera 🙂

Para terminar y teniendo en cuenta que lo que aquí y ahora estoy escribiendo está completamente alineado con la realidad actual, me gustaría proponer a las entidades pertinentes, ministerios o a quien proceda , que pensaran deliberadamente en añadir al plantel de asignaturas obligatorias, alguna en la que se pueda uno liberar de las angustias que produce el que las cosas se te vayan de las manos porque no tienes un plugin o no sepas usarlo. Esto no es más que una metáfora, para pedir que a los futuros chicos y chicas de este país ,se les enseñen las cosas que de verdad importan y como gestionarlas.No nos podemos desesperar por la informática pero a las personas que dependen casi 100% de ella, les pega de vez en cuando unos cuantos sustos, y por qué no decirlo, genera unos cuantos miedos e inseguridades .

¡Qué tengas un feliz puente de la constitución. Apaga el móvil, prepárate un baño, y sigue soñando, eso no necesita un plugin 😉

Susana

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies