Seleccionar página

¡Hola!
¡Feliz año nuevo! ya estamos en el 2018.Esto va a sonar fatal pero no me suelen gustar los números pares, el 5, 7, 9 , son mis favoritos, espero que esta afirmación no haga que empiece con mal pie. Esto me lleva a preguntarme en qué nos basamos para escoger, para elegir  ¿Cuál es ese pálpito que nos indica hacia dónde ir? ¿debemos dejar que nos aconsejen? ¿ es mejor que otros decidan por nosotros? ¿pedir opinión, o no pedirla? Esa es la cuestión.

En el caso de los números, es curioso porque nadie pide opinión para que le digan qué número le gusta más o menos, y hay respuestas muy divertidas a esta clase de preguntas. Algunos utilizan el criterio de la cantidad, por ejemplo, el 5 representa la mitad, el 9 que está cerca del 10, el 1 como símbolo del inicio…Otros sin embargo se basan en las formas, el 9 es muy elegante, el 5 o el 3 un poco más excéntricos, el 1 es algo soso, el 2 un patito… y así sucesivamente. También están los románticos que relacionan el número con algún acontecimiento concreto, y lo catalogan de malo o bueno según lo positivo o negativo de dicho acontecimiento.

Curioso que nadie pida opinión para saber si un número es de su gusto o no, sin embargo, hay otros asuntos en los que sí delegamos nuestra elección: a la hora de decorar, de comprar un vestido, de hacernos un nuevo peinado..¿Cuál podría ser ese motivo? Seguro que hay muchos más pero un motivo importante podría ser  una gran inversión , o es una obra complicada que realizamos una vez en la vida, en estos casos es importante preguntar por algo que no sabemos antes de que sea demasiado tarde, no podemos saber de todo , para eso están los expertos.

¿Qué ocurre cuando queremos adquirir algo que es exclusivamente para nosotros? Un vestido, un peinado, un traje de novia ,una portada de un libro.

¿Una portada de un libro es para una misma? ¡buena pregunta! ¿ lo es un vestido de novia? ¿ en quién piensas cuando eliges un vestido?  ¿ en quién piensas cuando eliges una portada para tu libro?. No todos somos iguales ni actuamos de la misma manera .Ante una elección están los dudosos, que actúan por miedo a no acertar, están los orgullosos, que no quieren que nadie se meta en sus asuntos, los que hacen una análisis exhaustivo de todas las posibilidades y tras basarse en sus datos empíricos toman una decisión que no deja lugar a ningún cabo suelto, también los que quieren llamara la atención eligiendo algo que se salga de lo normal para que todos lo miren, los más «cachondos» harán algo divertido para que la gente se eche unas risas, y la conclusión es que nuestra elección muchas veces se basa en agradar a otros.

Cuando eliges algo que te va a representar , como puede ser un vestido o un peinado, la primera impresión dice mucho de ti, Si me identifico con un pelo largo o corto, si soy de tacón o de plano, rubia o morena, clásica o extravagante , perfume o colonia, pachuli o madera, rosas, vainilla o jazmín. Esa primera impresión , tanto si es negativa o positiva,  te permite saber por donde quieres ir.

Cuando tienes claro lo que quieres, ¿es conveniente preguntar a los demás si tu elección ha sido la acertada? Mi opinión:

Cualquier elección que hagas y que quieras  que diga algo de ti, no la delegues en los demás. Es importante que estés atenta a tu primera impresión, esa es la que dirigirá el resto del proceso. Cuando tengas ese primer pálpito, guárdalo, eso te llevará  hacia donde debes ir .A partir de ahí la mente empezará a trabajar : » y si me equivoco y si no tengo gusto suficiente, y si meto la pata, y si no gusta» Ante esta amenaza de la mente, tu ya has guardado a buen recaudo tu primera verdad, y siempre podrás volver a ella para saber dónde está la respuesta. Lo mismo sucede cuando pides una opinión, no está mal pedirla por supuesto, pero ten siempre en la mano esa primera impresión para no dejarte llevar por tu cabeza pensante cada vez que alguien diga que a lo mejor , es mejor otro color, otra forma, otro dibujo, otra tela. Escucha pero no sueltes la lucecita que guardas en tu puño, esa es la que te ha indicado el camino de la elección que realmente se identifica contigo.

Tu vestido de novia tiene que hablar de lo que eres, de cómo quieres estar ese día, lo que sientes, lo que te gusta. Debe hablar de ti, al igual que un peinado o unos zapatos. La portada de un libro no es algo tan diferente,debe decir para mi , tres cosas importantes : el tono del libro, lo que quiero transmitir, y como soy yo como escritora.Si soy una escritora misteriosa, no puedo poner un rostro de alguien que se «parte de risa» , si soy femenina, no pondré un ciclista sudoroso en la portada, si soy coqueta y presumida, no pondré una imagen de una mujer descuidada , si soy melancólica, podré poner una mujer mirando al infinito, si soy detallista, no faltarán pequeños adornitos , si soy de gusto barroco, llenaré la portada de miles de dibujos, si soy minimalista, una imagen bastará..Todo lo que pongas en una portada, definirá no solo el argumento y el tono, te definirá a ti también. Para mí , la elección de una portada de tu libro , mejor en soledad.

¡Qué tengas una estupenda semana y un buen comienzo de año aunque acabe en 8 ! 🙂

Susana

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies